No malgastes tu energía vital

A veces tenemos la sensación de vivir a medio gas, con miedos, con dudas, con inseguridades que no nos permiten hacer muchas cosas o que nos impiden disfrutar de muchas otras.

¿Porque nos pasa todo esto? Lo primero que tienes que saber es que los seres humanos a diferencia de resto de los animales, tenemos un desarrollo evolutivo mucho más lento, pero tampoco puedes olvidar, que también tenemos mucho más que aprender, el aprendizaje de los animales es muy estereotipado, sin mucha complicación, y su principal finalidad es la supervivencia individual y de la especie. Es decir los animales utilizan su limitada energía para encontrar comida, escapar de sus depredadores  y perpetuar la especie.

¿Pero que pasa con nosotros? Digamos que nuestro cometido en la vida es mucho más complejo, somos animales pensantes y la mente genera y consume mucha energía,  cuanta más energía tengamos puesta en situaciones, personas o acciones, más tenemos que gestionar.

Siguiendo con la comparación, a los animales la vida les pone un rompecabezas de un máximo de 30 piezas en nuestro caso, sin embargo, se nos presenta un puzle de 20000 piezas en 3D y con piezas intercambiables, por lo que ante esto la posibilidad de bloquearnos, enrabietarnos, deprimirnos o rendirnos son infinitas, pero por supuesto también son infinitas las posibilidades de aprender, desarrollarnos o crecer.

En resumidas cuentas disponemos de una energía, unas capacidades o unos recursos, que debemos poner en diferentes ámbitos de nuestra vida, cuando alguno de esos ámbitos me supera es como si mis recursos fueran insuficientes. Una de las cosas que puede ocurrir en este caso, es que la energía vital de la que hablamos, se repliegue sobre uno mismo, ¿que significa esto? que en vez de sentirme capaz de afrontar dicha situación, me meto en un bucle interno que precisamente hace que la energía se malgaste en mi interior.

¿Qué puedo hacer entonces para empezar a encauzar esta energía que malgasto?

  • Lo primero es, en la medida de lo posible, tomar distancia del problema. Si estas en el mar pataleando y nervioso porque no ves la tierra por ningún lado, la marea que estas generando a tu alrededor no te va a dejar ver nada y además vas a agotar las fuerzas para llegar nadando a ningún sitio.
  • Lo segundo y más importante es escucharte, es decir, mira a ver que te estas diciendo en relación al problema que sientes que te supera, comprobaras que lo que te dices es negativo o muy negativo!
  • Lo tercero que debes hacer es empezar a ser más comprensivo contigo mismo. Tendemos a ser en situaciones que nos bloquean muy insensibles con nosotros, este es un punto muy importante de dicho bloqueo. Acaso a un bebe cuando empieza a andar le dices que es un torpe y que espabile? ¿Por qué lo haces contigo? Tu también te mereces respetar tu ritmo.

Como digo, esto son los primeros pasos para empezar a manejar las situaciones que te superan, espero que te sirva de ayuda.

Anuncios
Publicado en Ansiedad, Autoconocimiento, Propositos | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

¿Por qué no consigo alcanzar mi figura ideal?

No consigo adelgazar, otra vez he engordado, no puedo evitar comer dulce, otro verano que no me sienta bien el bikini…Nuestra constancia a la hora de ir al gimnasio o el hacer una dieta depende en gran medida de factores emocionales y psicológicos.

Cuando hablamos de malos hábitos alimenticios, nos referirnos al inevitable picoteo, atracones, la necesidad de comer en exceso o nos vamos al otro extremo, olvidarme de comer porque tengo cosas más importantes que hacer, o sensación de tener el estomago cerrado, obsesionarme con la dieta, etc.

Por otra parte, en nuestra dificultad de alcanzar la figura deseada, aparecen sentimiento de inseguridad, comparaciones con el otro, la sensación de que nos juzguen por nuestra imagen, sentimiento de vergüenza de nuestro propio cuerpo o simplemente la frustración de que nunca conseguimos el objetivo de estar a gusto con nuestro físico.

Esto que acabamos de describir no deja de ser la punta del iceberg de algo mucho más profundo, debajo de todo esto tenemos una lucha contra nosotros mismos que no nos deja conseguir nuestro objetivo.  Las personas deportistas con hábito saludable en su dieta te dirían: ¿quieres adelgazar? No sé qué problema hay, adelgaza. Que fácil se ve ¿verdad? Pues es que para ellos realmente es fácil o se ha convertido en algo que no les crea un conflicto interior.

¿Que me pasa entonces? Lo primero y más importante es descartar unos malos hábitos por falta de conocimiento de lo que implica realizar una buena dieta, y por otro lado descartar aquellos casos en los que puede haber algún problema hormonal que fomente el sobrepeso.

De mi experiencia en consulta, podría resumir que bajo el problema subyacen principalmente 2 factores:

  •  La mayor parte de estos hábitos son una forma de “tapar” con la comida un malestar emocional (estrés, tristeza, agobio), es decir,  utilizamos dicha ingesta como forma de calmar la ansiedad, lidiar con el estrés o compensar las carencias emocionales.
  •  Además de esto, cuando nos disponemos a tratar de conseguir nuestra figura deseada, hay algo en nosotros que nos frena, algo mucho más fuerte que la voluntad de alcanzar ese objetivo algo que no nos deja avanzar hacia el objetivo.

Entonces, ¿Qué puedo hacer?

  • Ver tu objetivo, es decir, si es realista tu visión de ti mismo, si  es adecuada o hay que empezar por entender tu exigencia y ajustar tu visión a la realidad. Desde ahí marcar un objetivo realista en cuanto al cuerpo que quieres conseguir, y desde ahí poner todas tus energías hacia el objetivo, que hasta el momento no estaba bien definido.
  • Identificar ese freno, ese dialogo interior que nos esta boicoteando en nuestro intento de conseguir el cuerpo con el que me sentiría agusto. Una buena pregunta que te ayudara es ¿Qué beneficios obtengo estando así?
  • Mira que carencias afectivas estas tratando de cubrir o las situaciones que no estamos afrontando o que te están costando afrontar. Aquí te puedes preguntar: ¿Qué pasa en mi (que siento, que pienso) cuando me pongo a comer fuera de horas o cuando como en exceso?
  • Desde esa nueva visión en la que te has dado cuenta de tu dependencia con la comida o por el contrario te has olvidado de su importancia, toma decisiones de que vas a hacer a partir de ahora para no esconderte en la comida o para cubrir adecuadamente ese malestar interno no te deja comer.

Te animo a que hagas este trabajo de autoanálisis para entender la base de estos malos hábitos, en alguno momento del proceso quizá te sea difícil continuar solo, la terapia que manejo te ayuda a clarificar cada uno de estos aspectos de una manera muy vivencial dándote una visión diferente y nuevas herramientas para afrontarlo, consiguiendo las claves para que consigas sentirte agusto con tu cuerpo, pero sobre todo y lo más importante que te sientas bien contigo mismo.

Publicado en Autoconocimiento | Deja un comentario

¿Por qué tropezamos siempre con la misma piedra?

Se dice que los seres humano somos los únicos animales que tropezamos más de una vez con la misma piedra, te preguntarás entonces, ¿para qué nos sirve tanta racionalidad si luego no nos vale para ver el mismo tipo de piedra en el camino? En esta pregunta está la clave, lo que nos hace caer en los mismos errores no depende de nuestra razón sino de algo mucho más arraigado en nosotros y que tiene mucha más fuerza, nuestros aprendizajes fijados emocionalmente o lo que en psicología se denomina: “modelos operativos”.

Los modelos operativos son como las gafas que nos hemos creado en la infancia como resultado de las experiencias vividas y con las que filtramos o recibimos la realidad actual. Es natural, e incluso positivo, que cada persona tenga formas de ver la vida diferentes, el problema aparece cuando las gafas que he ido diseñando a lo largo de la vida me hacen ver la realidad de una manera distorsionada, me paralizan, me generen ansiedad o producen en mi una respuesta agresiva, victimista o temerosa, es decir, cuando los recursos personales con los que cuento se bloquean por la fuerza de esas poderosas gafas.

Dicho de otra manera, nuestra reacción no encaja con la realidad del momento y no solo eso, sino que nos deja una sensación de malestar e impotencia que lejos de terminarse ahí, va tomando fuerza por el nuevo tropiezo y fomentando que se produzca el siguiente.

Si preguntamos a la emoción, esta diría: es que no puedo evitarlo. No puedo evitar estar triste, no puede evitar paralizarme cuando me grita el jefe, no puedo evitar perder los nervios, etc.

SI preguntamos a la razón diría: Es sencillo, solo tienes que cambiar tu reacción en función de la nueva información, sin embargo, lamentablemente con demasiado frecuencia tendemos a quedarnos anclados en la experiencia pasada, distorsionando la situación presente y dando respuesta a la situación pasado en vez de a la realidad del momento.

Si preguntamos a nuestras neuronas, dirían: no podemos hacer nada, son las conexiones neuronales que más fuertes tengo. Y así es, son las que con nuestras gafas personales hemos ido alimentando.

¿Entonces qué hago para modificar estos modelos operativos tan arraigados?

1)    Decídete a cambiar, para que haya un cambio tiene que haber un propósito.

2)    Date cuenta de cuánto te limita y cuan presente esta en tu vida, que emoción te produce, en que momentos se intensifica, es decir, dale un marco para entender globalmente el problema.

3)    Siempre positivo nunca negativo: el objetivo siempre tiene que estar formulado en positivo. Por ejemplo, en vez de decir: “quiero dejar de tener ansiedad” tu objetivo puede ser “quiero sentirme bien y segura”. Y siempre que te se te haga cuesta arriba, recuerdate esa frase.

4)    Que tu entorno lo sepa, cuéntaselo a personas cercanas en las que confiar tu cambio y piensas que te puedan ayudar, este punto no siempre es facíl porque a veces nuestro entorno alimenta esta situación, pero sino es así cuenta con los demás.

5)    Búscate aliados para el cambio, acudir a un psicólogo, los psicólogos nos dedicamos a facilitar ese cambio, a que puedas entender porque fabricaste esas gafas que tanto mal te hacen ahora y reinventarlas, a que no desfallezcas. Todo tipo de terapia pueden ayudarte, pero si realmente quieres un cambio duradero acude a terapias donde realmente se produce un cambio de base, no aquellas que simplemente hacen desaparecer el síntoma, ya que este puede reaparecer o salir de otra manera. Las terapias psicodinámicas o humanistas son las que te pueden ayudar en esta línea.

6)    Sé tu propio aliado escribe tus dificultades, tus avances, permítete reconocer tus sentimientos, se comprensivo y paciente contigo mismo, como hemos dicho tus gafas son muy fuertes y rediseñarlas no es fácil.

7)    Se constante,  este paso es básico, al no ver resultados rápidos tendemos a tirar la toalla y la intención por el cambio pierde fuerza por eso es importante que no te rindas. Como hemos comentado antes, nuestras conexiones neuronales están muy fuertes, por eso es importante no desistir hasta que se vayan formando otras nuevas.

Espero que estas pautas te puedan ayudar. No esperes al siguiente año para cambiar aquello que te hace daño, empieza a ser y hacer lo que quieres. ¡Rediseña tus gafas!

Publicado en Autoconocimiento | Deja un comentario

El dar amor, lo más terapéutico

En estas fechas tan entrañables en las que las familias se juntas, los amigos brindan y los niños se ilusionan con la llegada de Papa Noel o los Reyes Magos, encontramos un factor común, “el dar”, y no me estoy refiriendo a hacer regalos, sino a dar amor, enviar buenos deseos, abrazar, compartir, reencontrarse, entusiasmarse como un niño, todos estos sentimientos, supone abrir el corazón. El acto de dar es de los más terapéuticos que existen.

En estas Fiestas la gente es más generosa, está más alegre, disfruta, rie, pero parece que, cuando quitamos el Belén, desmontamos el Árbol de Navidad, se apagan las luces de la calle y con todo ello se acaba la ilusión de la Navidad, volvemos a replegarnos sobre nosotros mismos, perdiendo la ilusión por dar y ser feliz.

Este post es una invitación a darnos un permiso, de duración anual, para mantener los buenos hábitos de dar afecto, amor, comprensión, paciencia, buenos deseos para otros pero también para uno mismo.

¿Cómo mantener este buen propósito? Puedes empezar, por dejar a un lado la crítica hacia el otro pero, por supuesto, hacia uno mismo. Para ello puedes hacer lo que he llamado, “ejercicio de conversión”, cuando te venga a la cabeza una crítica hacia tu entorno o hacia ti mismo lo único que tienes que hacer es pensar un elogio, algo positivo que contrareste esa crítica hacia esa persona o hacia aquello que has criticado.

El criticar a alguien, supone, por una parte, que gastes energía en algo negativo en vez de emplearla en algo productivo o positivo, y por otra parte, empequeñece tu corazón y te hace desconfiado y negativo, y ¿quién carga con esos sentimientos? no es el objeto de crítica, sino tu mismo, luego, ¿te compensa hacer esa crítica? yo creo que no.

En caso de criticarte a ti mismo, la situación se pone peor, está bien una crítica constructiva que te haga crecer y alcanzar tus objetivos, pero decirte que si eres tonto, un vago, un borde, que no tienes fuerza de voluntad, etc, no te ayudara a conseguir tus objetivos y ni a estar bien contigo mismo. Por otro lado si te felicitas por cada logro que consigues aunque sea pequeño y te aprecias a ti mismo no sólo conseguirás lo que quieres, sino que disfrutarás en el camino y las personas de tu entorno lo disfrutarán contigo.

Así que ya sabes cultiva “el dar” contigo y con los demás y haz crecer en ti la semilla de los buenos deseos para ti y para tu entorno.

Feliz Navidad!

 

Publicado en Propositos | Deja un comentario

Protección y trampa del cerebro: Las fobias

Nuestro cerebro procesa las situaciones que nos ocurren a lo largo del día pero puede darse una situación que sobrepase nuestros recursos personales, esto va a depender de nuestra historia personal previa y de los recursos que hayamos desarrollado a lo largo de nuestra vida.

Por ejemplo, si con 3 años un perro enorme te ladra cuando te acercas confiadamente a acariciarle, la parte más instintiva del cerebro, percibe un peligro que va a quedar fijado y que se reactivará en el futuro cuando aparezcan situaciones parecidas.

Esta fijación sería muy útil si los perros fueran depredadores de los que tenemos que huir, sin embargo, tu cerebro ha grabado que los perros son peligrosos, ¿que supone esto? Supone un gasto energético tremendo ante una situación tan cotidiana como ver un perro, dejándote con una sensación de angustia e impotencia muy desagradable y limitante.

En el caso del perro encontramos una explicación comprensible, con un origen más o menos fácil de entender, la secuencia sería la siguiente:

Estimulo: Perro grande ladra

Respuesta: yo no lo espero y me asusto

Clave de protección: “perros peligrosos”

Resultado: Fobia a los perros.

Pero no siempre nuestras fobias son tan sencillas de explicar ¿Qué pasa cuando el miedo es a algo que no haya supuesto un “ataque” previo? Por ejemplo a las aves o a algo tan típico como a hablar en público, ¿Qué es lo que ha pasado en nuestro cerebro para que se nos quede este tipo de fobias? ¿A qué queda asociado? Si no puedes contestar a esta pregunta, es que estas pensando con la lógica, las fobias o traumas no saben de lógica, se quedan a un paso previo del pensamiento racional.

Estas fobias también tienen un origen, y todas las veces que nos activamos al ver un pájaro, hablar en público o simplemente pensar en ello, hacen que esa fobia se mantenga e incluso crezca, es lo que denominamos alimentadores.

Entonces ¿Cual es aquí el origen? El origen es cualquier situación que desbordo tus capacidades de actuación y que tu organismo no supo digerir, es decir, es como una sobrecarga en el sistema y  tu cerebro, siempre con vistas a protegerte, fijó una clave a ese miedo para que en el futuro se activara automáticamente, en este caso el pájaro.

Estimulo: Veo un accidente en la calle

Respuesta: me paralizo y en el momento del accidente había pájaros.

Clave de protección: pájaros peligrosos

Resultado: Fobia a los pájaros.

Entonces, ¿que tiene en común estas dos situaciones? Básicamente que ninguna de las dos situaciones se han procesado adecuadamente.

¿Cuándo si procesamos la información? La información entra por el hemisferio derecho y según se va procesando va pasando al hemisferio izquierdo. Ante situaciones traumáticas como las anteriormente descritas, la información queda bloqueada en el HD y antes situaciones parecidas o en las que salta la clave, aparece la alarma corporal ( ansiedad, angustía, parálisis) . Si con 30 años tienes fobia a los pájaros, sin duda hubo un primer acontecimiento origen en el que ese miedo quedo fijado.

Puede ser que me digas, “yo no recuerdo ninguna experiencia de ese tipo”. Efectivamente es muy probable que no le recuerdes, pero tu cuerpo como podrás comprobar si lo recuerda y muy bien.

¿Cómo puedo solucionar esto y liberarme de este miedo irracional? Empieza por imaginarte la escena o animal temidos, nota como solo pensar en ello te produce malestar, sin sacar esa imagen de tu cabeza trata de calmarte con la respiración repitiéndote “esta escena no es peligrosa”, haz este ejercicio varias veces en diferentes momentos, hasta que al pensar en la imagen, ya no tengas ningún síntoma de malestar. El siguiente paso, es ir acercándote a la situación temida utilizando el mismo método de desensibilización.

Si con esta técnica, aun no consigues controlar ese malestar, siempre puedes acudir a terapia. En fobias recientes con las Técnicas de Integración Cerebral los resultados son espectaculares y así lo he podido comprobar en mi consulta,  a través de unos simples ejercicios conseguimos que la información se procese con rapidez y se integre adecuadamente.

¿Qué pasa en casos de fobias más enquistadas?  En este caso hay que volver al origen del problema para limpiarlo de raíz pero con técnicas regresivas también podemos llegar a ello y acabar con el problema desde su origen.

El cerebro es una maquina compleja, y como todo aquello con una cierta complicación a veces falla, pero en nuestra mano esta buscar la manera de solucionarlo.

Publicado en Ansiedad | Deja un comentario

Conoce la psicología humanista

Publicado en Psicología humanista | Deja un comentario

¿Te ves psicológicamente sano o insano? Obsesivo Vs Pensador

Después de publicar un primer post hablando del continuo Histérico-Emocional dentro del modelo de la teoría de los procesos, hoy voy hablar de otra personalidad con las 2 vertientes sana e insana. ¿Por qué he decidido hablar de esta personalidad … Seguir leyendo

Galería | Deja un comentario

¿Te ves psicológicamente sano o insano? Histérico Vs Emocional

Siempre me he interesado mucho por los tipos de personalidad, durante la carrera de psicología la atención a lo patológico ha ganado por goleada frente a una visión más positiva del ser humano. Por eso decidí especializarme en un tipo … Seguir leyendo

Galería | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Empezamos con el blog!

Buenos días, La intención de este blog es compartir mi formación y pasión por  el crecimiento humano, así como de dar ideas y sugerencias para aquellos momentos donde te encuentres más perdido o simplemente tengas la sana curiosidad de conocer, … Seguir leyendo

Galería | Etiquetado | Deja un comentario