¿Te ves psicológicamente sano o insano? Obsesivo Vs Pensador

Después de publicar un primer post hablando del continuo Histérico-Emocional dentro del modelo de la teoría de los procesos, hoy voy hablar de otra personalidad con las 2 vertientes sana e insana.

¿Por qué he decidido hablar de esta personalidad y no de otra? Por dos motivos fundamentales:

  • Porque el paso de lo sano a insano en este caso, es casi imperceptible y son las personas del entorno, más que la propia persona, la que perciben una forma de ser un tanto “patológica”.
  • Por ser un tipo de personalidad muy valorada en la sociedad, incluso la parte “insana” , por eso el cruzar la línea al lado insano es muchas veces aplaudido erróneamente y creo que todos debemos aprender a reconocerlo.

¿Cual es perfil psicológico con dos caras del que os quiero hablar hoy? El perfil obsesivo-pensador.

Insano (Obsesivo) ________________ Sano(Pensador)

Como ves la persona que hizo este modelo no se complico mucho la vida con las definiciones, solo con ver la palabra, seguro que intuyes que tipo de personalidad es, “claro! Dirás:  “El que piensa mucho las cosas”, si, sin duda tienes razón pero no es una de las características principales.

¿Entonces como es el pensador? El prototipo de personalidad pensadora de manera muy resumida es la persona que le gusta hacer cosas, hacerlas bien y de manera eficiente y que le reconozcan por ello.  Son, como ya bien sabes, personas que piensan muy bien todo, sus decisiones están tomadas tras una larga lista de pros y contras muy bien analizada a diferencia de la personalidad emocional.

Por ejemplo si comparamos ambas personalidades. Vamos a imaginar que tenemos una pareja en la que uno es emocional y otro pensador. Ante la posibilidad de hacer un viaje, pongamos a Riviera Maya,

  • el emocional hablaría de las sensaciones de estar en las playas paradisiacas, de las ganas de disfrutar las frutas exóticas o de conocer a sus cálidas gentes, y a la vuelta hablaría del fantástico clima, de su espectacular paisaje y de lo simpáticos que eran los lugareños.
  • el pensador hablaría del cómo invertir las 9 horas de viaje para optimizar su tiempo, de hacer un itinerario adecuado para poder ver Chichen Itza, Tulum y ver el espectáculo de Xcaret y a la vez disfrutar de las playas y poder aprovechar el TI del hotel y tras la estancia sopesaría si ha merecido la pena invertir su tiempo y dinero en un viaje como ese o no.

¿Cuándo el pensador pasa hacia lo insano? En el extremo más insano, encontramos a la persona que se expresa de manera muy pedante, queriendo demostrar sus capacidades, de las que para hablar contigo tienen que ver un curriculum y tus títulos antes que a la persona.

Buscan continuamente la perfección en todo lo que hacen y son muy duros consigo mismo, cuando lógicamente no lo consiguen y se ponen como castigo, el no parar hasta conseguir ese objetivo imposible. Dejan de lado a las personas de su entorno, porque para ellos sus tareas y objetivos son más importante, son personas que pueden a llegar a ser muy odiadas por su poca empatía con el otro. Es decir, el querer conseguir un objetivo se convierte en una fijación que hace que el resto de las cosas y personas no importen. Por supuesto, como he dicho esta es la visión más extrema de la línea.

A diferencia del emocional no son conscientes de tener una patología, su malestar viene cuando se dan cuenta de que no son perfectos y eso les hace sufrir mucho, el problema es en muchas de las ocasiones, que su Yo deseado queda muy lejos del Yo real y se machacan por no conseguir ese objetivo inalcanzable. Sí, efectivamente es la pescadilla que se muerde la cola. Pondré un ejemplo para ilustrarlo:

Objetivo: Quiero promocionar en mi empresa:

  1. trabajo duro para conseguirlo demostrándole a mi jefe que valgo
  2. no lo consigo  me llamo inútil y me obligo a seguir ciegamente a por mi objetivo 
  3. no lo consigo-me vuelvo a increpar.. . 
  4. y asi continuamente.

¿Cómo salgo de este círculo vicioso?

No malgastes tus energías. Lo primero de lo que te tienes que dar cuenta es que los círculos viciosos te quitan energía y hacen que te agotes en algo que no te está dando ningún refuerzo positivo que te ayude a recargar y seguir adelante, el refuerzo en este caso es negativo y culpabilizador del tipo “es que soy tonto” “mira todos lo consigues menos yo” “no voy a descansar hasta que lo consiga” es decir muy dañino.

Toma perspectiva, como se dice en Análisis Transaccional, estas descontando la situación, es decir, hay alguna información de la situación importante que no estás teniendo en cuenta, en el ejemplo anterior, puede ser que no te des cuenta que para el puesto al que aspiras necesites inglés y no lo tienes y los esfuerzos los estás haciendo en la línea equivocada.

Trata de conectar con tus sensaciones y sentimientos. En el ejemplo, quizás piensas que ese puesto te haría sentirte más realizado, pero quizá te des cuenta que ese trabajo a lo mejor no te gustaría despeñarlo y en el fondo no lo quieres tú, sino que es lo que crees que se espera de ti.

Revisa tus estrategias. Cuando algo no funciona hay que cambiarlo, puede que ese puesto si lo quieras, pero a lo mejor lo que necesitas para conseguirlo, es relacionarte más con tus compañeros y demostrar tu don de gentes y tu capacidad de liderazgo más que hacer tus tareas en solitario.

Presta atención a las personas de tu entorno, trata de escuchar a los otros y entender otros puntos de vista que te ayudaran a dar un soplo de aire fresco a tus estrategias y objetivos.

Si ya sabes que lo tienes que hacer diferente, deja de pensarlo tanto y actúa: mientras estas pensado como vas a ir, los demás han ido y han vuelto, no esperes a tener el plan perfecto para empezar a andar, si cometes un error no eres un inútil, simplemente eres humano.

Todas estas claves toman un valor exponencial cuando acudes a psicoterapia, ¿Por qué? Porque son personas con buenos recursos pero mal utilizados.

¿Que miedo tiene esta personalidad de acudir a terapia?

Para este tipo, ir a terapia es sinónimo de debilidad, si va, generalmente es por no oír a los demás o porque realmente no soporta la frustración de que sus planes no se cumplan, o la más común que le haya dado un ataque de ansiedad que no es capaz de controlar racionalmente y acudir a un profesional es la única opción que le queda, para que le dé una explicación lógica del problema. Lo que les cuesta entender, es que la resolución de su problema lamentablemente no pasa exclusivamente por lógica, este punto lo trataré en otro post ya que es más extenso.

Una vez que empiezan en terapia y consiguen superar la fase “dígame que tengo que hacer y me voy que esto no es para mi” encuentran recursos personales muy útiles para ver la realidad desde otro punto de vista mucho más integro.

Si aun me dices “si hombre a terapia pues lo que me faltaba para sentirme un inútil” solo te diré una cosa, “No es más sabio el que más sabe sino el pide ayuda cuando la necesita”.

Anuncios

Acerca de Veronica Cabeza

Psicóloga-Psicoterapeuta Humanista, Gestalt, Análisis Transaccional. Objetivo: Ayudar a las personas a cambiar malestar por bienestar.
Galería | Esta entrada fue publicada en Personalidades. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s