Protección y trampa del cerebro: Las fobias

Nuestro cerebro procesa las situaciones que nos ocurren a lo largo del día pero puede darse una situación que sobrepase nuestros recursos personales, esto va a depender de nuestra historia personal previa y de los recursos que hayamos desarrollado a lo largo de nuestra vida.

Por ejemplo, si con 3 años un perro enorme te ladra cuando te acercas confiadamente a acariciarle, la parte más instintiva del cerebro, percibe un peligro que va a quedar fijado y que se reactivará en el futuro cuando aparezcan situaciones parecidas.

Esta fijación sería muy útil si los perros fueran depredadores de los que tenemos que huir, sin embargo, tu cerebro ha grabado que los perros son peligrosos, ¿que supone esto? Supone un gasto energético tremendo ante una situación tan cotidiana como ver un perro, dejándote con una sensación de angustia e impotencia muy desagradable y limitante.

En el caso del perro encontramos una explicación comprensible, con un origen más o menos fácil de entender, la secuencia sería la siguiente:

Estimulo: Perro grande ladra

Respuesta: yo no lo espero y me asusto

Clave de protección: “perros peligrosos”

Resultado: Fobia a los perros.

Pero no siempre nuestras fobias son tan sencillas de explicar ¿Qué pasa cuando el miedo es a algo que no haya supuesto un “ataque” previo? Por ejemplo a las aves o a algo tan típico como a hablar en público, ¿Qué es lo que ha pasado en nuestro cerebro para que se nos quede este tipo de fobias? ¿A qué queda asociado? Si no puedes contestar a esta pregunta, es que estas pensando con la lógica, las fobias o traumas no saben de lógica, se quedan a un paso previo del pensamiento racional.

Estas fobias también tienen un origen, y todas las veces que nos activamos al ver un pájaro, hablar en público o simplemente pensar en ello, hacen que esa fobia se mantenga e incluso crezca, es lo que denominamos alimentadores.

Entonces ¿Cual es aquí el origen? El origen es cualquier situación que desbordo tus capacidades de actuación y que tu organismo no supo digerir, es decir, es como una sobrecarga en el sistema y  tu cerebro, siempre con vistas a protegerte, fijó una clave a ese miedo para que en el futuro se activara automáticamente, en este caso el pájaro.

Estimulo: Veo un accidente en la calle

Respuesta: me paralizo y en el momento del accidente había pájaros.

Clave de protección: pájaros peligrosos

Resultado: Fobia a los pájaros.

Entonces, ¿que tiene en común estas dos situaciones? Básicamente que ninguna de las dos situaciones se han procesado adecuadamente.

¿Cuándo si procesamos la información? La información entra por el hemisferio derecho y según se va procesando va pasando al hemisferio izquierdo. Ante situaciones traumáticas como las anteriormente descritas, la información queda bloqueada en el HD y antes situaciones parecidas o en las que salta la clave, aparece la alarma corporal ( ansiedad, angustía, parálisis) . Si con 30 años tienes fobia a los pájaros, sin duda hubo un primer acontecimiento origen en el que ese miedo quedo fijado.

Puede ser que me digas, “yo no recuerdo ninguna experiencia de ese tipo”. Efectivamente es muy probable que no le recuerdes, pero tu cuerpo como podrás comprobar si lo recuerda y muy bien.

¿Cómo puedo solucionar esto y liberarme de este miedo irracional? Empieza por imaginarte la escena o animal temidos, nota como solo pensar en ello te produce malestar, sin sacar esa imagen de tu cabeza trata de calmarte con la respiración repitiéndote “esta escena no es peligrosa”, haz este ejercicio varias veces en diferentes momentos, hasta que al pensar en la imagen, ya no tengas ningún síntoma de malestar. El siguiente paso, es ir acercándote a la situación temida utilizando el mismo método de desensibilización.

Si con esta técnica, aun no consigues controlar ese malestar, siempre puedes acudir a terapia. En fobias recientes con las Técnicas de Integración Cerebral los resultados son espectaculares y así lo he podido comprobar en mi consulta,  a través de unos simples ejercicios conseguimos que la información se procese con rapidez y se integre adecuadamente.

¿Qué pasa en casos de fobias más enquistadas?  En este caso hay que volver al origen del problema para limpiarlo de raíz pero con técnicas regresivas también podemos llegar a ello y acabar con el problema desde su origen.

El cerebro es una maquina compleja, y como todo aquello con una cierta complicación a veces falla, pero en nuestra mano esta buscar la manera de solucionarlo.

Anuncios

Acerca de Veronica Cabeza

Psicóloga-Psicoterapeuta Humanista, Gestalt, Análisis Transaccional. Objetivo: Ayudar a las personas a cambiar malestar por bienestar.
Esta entrada fue publicada en Ansiedad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s